domingo, 2 de marzo de 2008

Nuevas perspectivas


¿Nosotros establecemos nuestra rutina o es la sociedad la que nos la impone? Reflexionemos. Acostumbramos a comer en el Mc Donalds, vestimos ropa de Zara, utilizamos Windows como sistema operativo mientras escuchamos los 40 Principales en la radio... ¿Realmente somos libres o el mercado nos maneja a su antojo?

Nadie puede negar que somos una sociedad manipulable, una "sociedad de masas", según los entendidos. Y por esta razón, el mercado sabe cómo satisfacernos. "La pela es la pela" y ya se sabe... Hay productos que antes de comercializarse ya se intuye que serán un éxito. Son fabricados para un consumo masivo y para llenar los bolsillos de algunos, también. La teoría de la Larga Cola viene a demostrar esto, pero también otras formas de negocio menos evidentes.

The Long Tail o Larga Cola representa los productos comercializados a través de la red. Su cabeza, o parte superior, representa esos pocos productos (en cantidad) que reportan millonarios beneficios. Sin duda, son productos de masas. En su defecto, la parte inferior, o cola, recoge aquellos productos minoritarios, pero cuya suma total aporta los mismos beneficios que lo anterior. Las grandes marcas publicitarias se están dejando seducir por esta forma de negocio tan poco explotada aún. Los blogs de nuestros amigos ya no sólo ofrecen contenidos propios, también tratan de cautivarnos a través de los banners que ofrecen.

Más por menos, es lo que ofrecen estos productos minoritarios. El mensaje publicitario llega a los mismos espectadores, o incluso a más, a cambio de una menor inversión. Este negocio cada día atrae a más adeptos, entendemos el por qué.

4 comentarios:

Sil dijo...

Está clarísimo que todos nos dejamos seducir por todo lo que nos llega a través de los sentidos, y a ese respecto, es cierto que los productos mayoritarios prácticamente son impuestos por la publicidad. Pero es agradable observar cómo los productos minoritarios se van haciendo un hueco entre nuestras aficiones, pues eso enriquece nuestras opciones.

Vero Batllés dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. No debemos rechazar ningún producto y sí apostar más por la diversidad. Gracias por tu comentario.

Moises dijo...

Yo opino que nos dejamos guiar por las facilidades que nos da el mercado y eso los que estudian el tema o mejor dicho los que guian el "merchandaising" lo saben muy bien y lo aplican. Ya sea por precio o por tiempo, porque hay que preguntarse: no es lo mismo ya que coges el coche ir a un restaurante de comida rápida que a un restaurante que tenga comida algo de mejor calidad??. Saludos.

Vero Batllés dijo...

Muy buena reflexión. Cierto, hoy el merchandaising marca nuestras rutinas e influye sobre nuestros gustos. Un saludo. Gracias por tu apoyo.